La estrella más brillante del cielo

Los primeros días y semanas tras su pérdida, llevan al inicio de este blog, por lo que podemos decir que este es el último post que cuenta la historia de Álvaro volviendo a las reflexiones iniciales y al momento actual, a cómo nos encontramos 11 meses después.

Pero la historia de mi hijo no termina con su muerte, él sigue vivo en el corazón de su padre y en el mío, en nuestros pensamientos diarios, en las fotos suyas que hay por toda la casa y en su cajita de recuerdos con su pañal, su gorrito, sus gafitas, su pulsera, su huella del pie…

Por supuesto hemos evolucionado, si a estas alturas estuvieramos como al principio algo estaríamos haciendo muy mal en el proceso de duelo, que con sus altibajos llevamos (y seguimos llevando) como podemos y es que no hay una fórmula mágica para superarlo, cada cual elabora su duelo de una forma particular aunque haya fases comunes.

Tenemos una estrella en el cielo que nos protege y nos guía, que nos enseñó el verdadero valor de la palabra AMOR y que vino a sellar nuestra familia con tinta imborrable.

He abierto en canal mis sentimientos contando su historia porque mi hijo se merece eso y más. Habrá gente a la que esto no le parezca bien y le parezca exponerse demasiado, pero es lo que yo creía que debía a hacer y gracias a ello he conocido gente estupenda que por desgracia ha sufrido lo mismo que nosotros, solo por eso ha merecido la pena.

Porque este blog nació por varios motivos: honrar a mi hijo Álvaro, servirme como catarsis para no volverme loca en los peores momentos del duelo y sobretodo intentar ayudar desde mi humilde hogar virtual a otras familias que hayan sufrido lo mismo que nosotros: la muerte de un hijo.

He conseguido los tres y seguiré cumpliendolos…

Estelita

Si te ha gustado ¡Compartelo!

3 comentarios

  1. La historia de nuestr@s hijos, continúa día a día, seguimos recordandoles, añorandoles y amándoles con un amor tan intenso, q solo los que lo hemos pasado, pueden entender.
    En cada bebé, les vemos. En cada niñ@ q tenga su edad, les vemos. Son nuestr@s hijos, y por desgracia debemos decirle al mundo q somos padres, pero no tenemos la suerte de tenerlos a nuestro lado.
    Este mes hará 8 años q Mateo se fue, todos los días le añoro, sigo llorandole, y en cada momento le pinso.
    Cada vez q te leo, lloro. No sólo por vosotros, también por nosotros.
    A mi como a ti, me sirve abrirme en canal, si no lo hiciera, habría enloquecido. Pero no fui tan valiente, mi blog nunca vio la luz.
    Mucho ánimo y mucha fuerza.

  2. Inefable Amor

    Los padres que hemos tenido el infortunio de despedirnos de nuestros hijos tenemos esa sensación de seguirlos gestando desde el alma. Es por eso que ahora somos distintos y tenemos especial cuidado en nutrirnos de cosas buenas y rodearnos de personas bellas y auténticas.
    Ya no tenemos tiempo que perder en cosas vanas, ahora el recuerdo de nuestros hijos se alimenta de nosotros. Aprendimos a alimentarnos de momentos, personas y lugares llenos de autenticidad y calidad.
    Somos sin duda personas del común con un valor especial porque las almas que se forjaron de dolor, lagrimas, amor y templanza merecen volver a amar, creer, sonreír, crecer y, por qué no, volver a ser felices.

    – LDV
    Inefable Amor

  3. Yo perdí ha mi pequeña después de una lucha muy larga. Todo empezó en el embarazo, eran gemelas idénticas, la mejor noticia que podíamos recibir, pero empezaron los problemas, m operaron una vez x el síndrome de transfusión feto fetal “sus cordones se unen y ha una no le llega casi alimento” se supone que la operación salió bien pero a la semana siguiente m hicieron una eco y no fue así, la segunda operación fue cortar el cordón de la pequeña, ya no podía seguir adelante xq dañaba el corazón de su hermana más grande, en esa operación la bolsa de la pequeña quedó dañada y a los pocos días se rompió, m ingresaron y a los pocos días se rompió la de la niña con vida, aguante una semana más con la bolsa rota y a las 24 semanas nació mi pequeña Lucía, era preciosa y una gran luchadora pero después de 4 meses de vida y múltiples operaciones x su aparato digestivo inmaduro no aguanto más y nos dejó, ha sido la niña más fuerte y luchadora que he conocido y después de 2 meses de su pérdida sigue doliendo mucho pero estamos super orgullosos de haberla conocido y de saber que nuestra estrellita nos cuida en el cielo, siempre pensanremos en ella y jamás la olvidaremos pero sin duda es lo más duro que hemos vivido y viviremos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *